099 321 6276
info@tomatisecuador.com

Frecuentemente olvido cosas: ¿Tengo Alzheimer o solo soy distraído?

¿Cómo puede ayudar el método Tomatis?

¿Te has sentido confundido o has sentido que olvidas cosas a menudo? Nuestro cerebro nos juega muchas pasadas durante la vida, y muchas veces estas situaciones de confusión son pasajeras y no significan un impacto en la vida de una persona. Sin embargo, nunca hay que descartar la posibilidad de padecer una enfermedad degenerativa como el Síndrome de Alzheimer.

Por lo tanto, en el presente artículo te explicaremos lo que es el Alzheimer, además de enumerarte varios síntomas característicos de la condición que podrían actuar como alarmas para recurrir a ayuda profesional . Para lograrlo, te explicaremos las generalidades más básicas de la enfermedad, para que mantengas la calma y sepas que hacer al instante ante cualquier signo de que la padeces.

            La Alzheimer´s Association indica que la enfermedad de Alzheimer ocurre principalmente en el cerebro, y como la cultura popular lo indica, provoca episodios de perdida de memoria progresivo.

Pero, no se limita solamente a esto, sino que puede afectar directamente al razonamiento lógico, pensamiento y conducta de los pacientes. El Alzheimer no es estático, sino que se desarrolla con el pasar de los años, y depende de cada paciente su grado de agresividad. Los parientes de los pacientes indican que la enfermedad puede provocar cuadros de demencia generalizada, e incluso indican que sus parientes experimentan ilusiones fantasiosas.

La asociación también expresa que las causas del Alzheimer son aún un debate intenso entre psiquiatras y neurólogos, pero todos concuerdan que nace de un desperfecto sistemático en la producción de células nerviosas. (Alzheimer´s Association, 2016). A continuación, estos son varios factores que pueden influir en el hecho de que una persona este expuesta a padecer Alzheimer en algún punto de su vida:

Edad:

Una variable considerablemente común en los pacientes de Alzheimer es su grupo etario. En promedio, la edad en la que se desarrolla es de 65 años o más. Casi el 11% de esta población sufre la enfermedad y se encuentra en tratamiento. ¡Ojo! La edad no es el único determinante para sufrir esta condición.

Herencia

Los genes son tan poderosos a tal punto de que pueden traernos complicaciones en nuestra vida. Múltiples estudios han demostrado que el Alzheimer es hereditario, por lo que, si un familiar cercano o lejano ha padecido la enfermedad, lo recomendable es evaluarte continuamente para diagnosticarla y poder frenar su desarrollo lo más posible.

Dieta

Lo que metemos a la boca no determina solo nuestra apariencia física, sino como funciona nuestro cerebro. Si no llevamos una dieta balanceada, nuestros órganos dejan de ser productivos, hecho que puede llegar a colapsar a todo nuestro cuerpo. Sobre todo, las grasas saturadas que afectan directamente a nuestro sistema circulatorio tienen un impacto mayúsculo en nuestro cerebro, y su abuso puede provocar una mala formación en las células cerebrales.

Consumo de tabaco y alcohol

El tabaco y alcohol son drogas socialmente aceptadas a nivel mundial. Sin embargo, esta no es razón suficiente para que su consumo no deje de tener consecuencias en el cerebro. El alcohol debilita las conexiones nerviosas, disminuye la operatividad de las neuronas, y causa amnesia temporal. Por su parte, el tabaco estimula el cerebro al grado de relajar los músculos que la componen, lo que genera una sensación de tranquilidad, pero el cerebro lo interpreta como una anormalidad funcional.

Consumo de drogas

 Al igual que el alcohol y tabaco, el resto de drogas tienen como finalidad estimular el cerebro de forma que el individuo sienta una experiencia de muchas naturalezas. Sin embargo, los elementos químicos que componen las drogas atentan en un largo plazo a las funciones del cerebro. Y, su consumo continuo acelera los problemas neurológicos y motrices, entre ellos, el Alzheimer.

Falta de ejercicio físico

Hacer deporte permite que el cuerpo expulse sustancias que contribuyen a nuestro desarrollo cerebral. Por lo tanto, la inactividad puede llevar a sufrir complicaciones en múltiples sistemas, entre estos se incluye el nervioso. En este contexto, te aconsejamos mejorar tu rutina e incluir al ejercicio como una actividad inamovible en tu día a día.

Deficiente lectura y estimulación cerebral

La lectura es un importante medio para ejercitar nuestra memoria y preparar al cerebro para un sinfín de tareas. Muchos expertos opinan que, si tu cerebro no se acostumbra a recibir información continuamente, este podría perder sus funciones más básicas. Además, el sistema cognitivo tiende a desarrollar una debilidad, por lo que la capacidad de aprender se ve comprometida.

Al haber analizado las causas que pueden provocar el Alzheimer, es importante mencionar los métodos para poder diagnosticarlo siguiendo las recomendaciones emitidas por fuentes profesionales que se especializan en el tratamiento de la condición. Estos pasos te ayudarán a determinar si padeces Alzheimer, y, por consiguiente, buscar un tratamiento efectivo para frenarlo:

Entender tu problema ¿Qué ha pasado?:

Los primeros signos que surgen cuando un individuo padece Alzheimer es la confusión, pérdida de memoria. Es normal que la enfermedad al inicio te quite recuerdos a corto plazo, hecho que limita el diario vivir de la persona porque no le permite realizar sus tareas con fluidez. Si sufres de esto, es una señal de que debes recurrir a un centro médico especializado que te ayude. No olvides anotar datos importantes como: ¿Cuándo iniciaron los síntomas? ¿Cada cuánto me pasa?

Busca un especialista:

Los profesionales capacitados para evaluarte y definir tu problema son los que desarrollan sus actividades en el área de la neurología, psicología, y psiquiatría. Si tus posibilidades lo permiten, acude a más de una opinión para cerciorarte de que padeces la enfermedad y no otro mal de síntomas similares. Varios ejemplos de profesionales que podría ayudarte son:

Neurólogo que se centre en enfermedades cerebrales o relacionadas con el sistema nerviosos en general.

Psiquiatra que se especialice en trastornos anímicos.

Psicólogo que tenga experiencia en pruebas de memoria, y que te ayude a evaluar tus otras funciones mentales.  

Entrevista personal y familiar:

Este paso es necesario para poder determinar si el problema es hereditario, y si el síndrome se presenta en otro familiar cercano al momento de ser diagnosticado el paciente.

Exámenes físicos o pruebas que permitan el diagnóstico:

Los exámenes físicos ayudan a que los especialistas determinen la gravedad del síndrome en las funciones motoras y sensoriales del cuerpo. Una enfermedad cerebral puede tener consecuencias directas en otros lugares, por lo que es conveniente detectarlas a tiempo.

Examen neurológico:

Este procedimiento tiene como fin asegurarse de que tu problema sea Alzheimer, y no otra enfermedad. Esta serie de pruebas se centran en aptitudes como:

Capacidad de habla.

Coordinación motora.

Fuerza muscular.

Movimiento ocular.

Estado de los reflejos.

Tacto y sensaciones en general.

¿Qué hacer si padezco Alzheimer? Si tras todos los pasos mencionados resulta que sufres de Alzheimer, ¡No te preocupes! Existen métodos muy amigables para tratar al síndrome que pueden ayudarte a mantener una vida relativamente normal. Para lograrlo, debes seguir al pie de la letra las recomendaciones emitidas por el personal profesional que te ha ayudado en el proceso.

¿El método Tomatis funciona contra el Alzheimer? La respuesta es un rotundo: ¡Si! Muchos expertos han confirmado que este método psico-pedagógico impulsa a que el cerebro de los adultos que sufren Alzheimer se ejercite de tal manera que disminuye la presencia de síntomas como confusión y ansiedad. En muchas ocasiones, experimentar la enfermedad puede traer episodios de confusión que pueden ser frenados con el método Tomatis, el cuál mediante melodías musicales y patrones sonoros generan una sensación de alivio a la tensión que estos episodios crean. Por lo tanto, considera a este método como una ayuda complementaria al proceso médico al que estés sometido cuando sufres el síndrome.

Por último, si crees que sufres Alzheimer no te quedes sin hacer nada. Busca ayuda profesional que te ayude a determinar si lo padeces. Espero que este artículo te impulse a buscar métodos efectivos para cuidar tu salud mental, y que tomes las decisiones correctas en el momento indicado. ¡Ahora es tu turno! Por favor comenta si has tenido una relación cercana con el Alzheimer a través de un familiar o amigo. Además comenta si intentarías aplicar el método Tomatis con un familiar tuyo que padezca esta enfermedad o cualquier otra.

¿QUIERES SABER MÁS?

Subscríbete a nuestro News Letter y recibe consejos e información que te podrá ayudar en tu salud y en tu día a día.

Ingresa el código "Tomatis es Bienestar" y accede al

30%

de descuento en tu programa

¡Felicidades!
Estas a un paso de cambiar

positivamente

la vida de tu familia

Apúntate AHORA

¿Problemas de lenguaje, atención o concentración?
Regístrate aquí y recibe un descuento especial

Ingrese correctamente sus datos