099 321 6276
info@tomatisecuador.com

¿Cómo educar a un niño con autismo?

¿Qué es el autismo?

El autismo, o trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a una amplia gama de afecciones caracterizadas por desafíos con habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal. Es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas. Normalmente comienza en los primeros años de la infancia, provocando problemas para desenvolverse en la sociedad, en la escuela o en el trabajo.

El trastorno también comprende patrones de conducta restringidos y repetitivos. El término «espectro» se refiere a un amplio abanico de síntomas y gravedad ya que no hay un solo tipo de autismo sino muchos subtipos; y la mayoría son influenciados por una combinación de factores tanto genéticos como ambientales. Algunos de ellos son el síndrome de Rett, el Síndrome de Asperger, el Síndrome de Heller, etc. Debido a que el autismo es un trastorno del espectro, cada persona con autismo tiene un conjunto distinto de fortalezas y desafíos. Las formas en las cuales personas con autismo aprenden, piensan y resuelven problemas pueden variar desde personas con un alto funcionamiento hasta personas con dificultades graves. Algunos pueden requerir un apoyo significativo en su vida diaria, mientras otros pueden necesitar menos apoyo y, en ciertos casos, vivir de forma independiente.

Los niños con autismo suelen presentar síntomas en el primer año de vida. Un número reducido de niños parecen desarrollarse de forma normal en el primer año; pero luego pasan por un período de regresión entre los 18 y los 24 meses de edad, cuando aparecen los síntomas de autismo.

Si bien no existe una cura para el autismo, un tratamiento intensivo y temprano puede marcar una gran diferencia en la vida de muchos niños.

Síntomas

Algunos niños con autismo presentan signos en la infancia. Algunos de estos síntomas pueden ser:

  • Menor contacto visual.
  • Falta de respuesta cuando los llaman por su nombre.
  • Indiferencia ante las personas responsables del cuidado. 
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Signos de inteligencia inferiores a lo normal.
  • Inteligencia entre normal y alta, aprenden rápido, pero tienen problemas para comunicarse.

Otros niños en cambio pueden desarrollarse normalmente durante los primeros meses o años de vida. Sin embargo, luego repentinamente se vuelven introvertidos, agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido. En general, los signos se observan a los 2 años de edad.

Es probable que los niños con autismo tengan un patrón de comportamiento y un nivel de gravedad singular (bajo, medio o alto). Debido a la combinación única de síntomas que presenta cada niño, a veces, puede ser difícil determinar la gravedad. Para determinarla, los examinadores se basan en el nivel de deterioro y en cómo esto afecta su capacidad de desenvolverse.

A continuación, les voy a detallar algunos signos frecuentes que tienen las personas autistas:

  1. Comunicación e interacción social

Un niño con autismo puede tener problemas con la interacción social y las habilidades de comunicación, incluso presentar cualquiera de los siguientes signos:

  • No responde a su nombre o, en ocasiones, parece no escucharnos.
  • Se resiste a los abrazos y las caricias; además, parece que prefiere jugar solo y se concentra en su propio mundo.
  • No suele hacer contacto visual y carece de expresión facial.
  • No habla, tiene un desarrollo tardío del habla, o bien pierde la capacidad que tenía para decir palabras u oraciones.
  • No puede mantener ni iniciar una conversación o, tal vez, inicia una solamente para pedir algo o nombrar elementos.
  • Habla con tono o ritmo anormal y es posible que utilice una voz cantarina o que hable como un robot.
  • Repite palabras o frases textuales, pero no comprende cómo usarlas.
  • No parece entender preguntas o indicaciones simples.
  • No expresa emociones ni sentimientos y parece no ser consciente de los sentimientos de los demás.
  • No señala ni trae objetos para compartir sus intereses.
  • Aborda interacciones sociales de forma inadecuada comportándose de manera pasiva, agresiva o perturbadora.
  • Tiene dificultad para reconocer señales no verbales, como la interpretación de las expresiones faciales de otras personas, las posturas corporales o el tono de voz.
  1. Patrones de comportamiento

Un niño con autismo puede tener intereses, actividades o patrones de comportamientos repetitivos y limitados y en general presenta cualquiera de los siguientes signos:

  • Realiza movimientos repetitivos como balancearse, girar o aletear con las manos.
  • Realiza actividades que podrían causarle daño como morderse o golpearse la cabeza.
  • Desarrolla rutinas o rituales específicos y se altera con el mínimo cambio.
  • Tiene problemas con la coordinación o muestra patrones de movimientos extraños como ser torpe o caminar en puntas de pie. Además, muestra un lenguaje corporal extraño, rígido o exagerado.
  • Se deslumbra con detalles de un objeto, como las ruedas que giran en un auto de juguete, pero no entiende el propósito general del objeto.
  • Es más sensible que lo habitual a la luz, el sonido o el contacto físico, pero puede ser indiferente al dolor o la temperatura.
  • No participa en juegos de imitación o de simulación.
  • Se obsesiona con un objeto o una actividad con una intensidad o concentración anormales.
  • Tiene preferencias específicas con respecto a los alimentos como comer solamente unos pocos alimentos o no comer ciertos alimentos por su textura.

A medida que maduran, algunos niños con autismo socializan más con otras personas y muestran menos alteraciones del comportamiento. Generalmente los que tienen problemas menos graves, con el tiempo pueden llevar una vida normal o casi normal. Sin embargo, otros siguen teniendo dificultades con el lenguaje o habilidades sociales y; en los años de la adolescencia, sus problemas tanto de comportamiento como emocionales pueden empeorar.

Cada niño se desarrolla a su propio ritmo y muchos no siguen la cronología exacta que se encuentra en los libros sobre crianza. Pero los niños que padecen autismo no suelen manifestar signos de retraso en el desarrollo antes de los 2 años.

¿Se puede educar a niños con autismo?

Educar a niños con autismo no es fácil y a veces parece tarea imposible. Por eso, es preciso estar informado sobre el trastorno y contar con herramientas que nos permitirán acercarnos al mundo interior del pequeño. Al igual que ganar su confianza y ayudarle. Desgraciadamente, no existen estrategias infalibles para educar a niños con autismo, ya que lo que puede funcionar con un pequeño puede ser contraproducente en otro. Por eso es importante que cada familia vaya creando sus propias pautas educativas, teniendo en cuenta el grado de severidad del trastorno. Para esto, también es recomendable conocer las áreas más afectadas y el nivel de desarrollo que ha alcanzado el pequeño.

Recuerda que la constancia de los padres junto al trabajo de los especialistas nos permitirá conseguir resultados muy satisfactorios. Por eso, te mostraremos algunos trucos de carácter general que pueden serte útiles para educar a niños con autismo desde casa. Con esto podremos complementar la educación que recibe en la escuela y el tratamiento psicoterapéutico o de algún profesional. 

Las 5 estrategias más útiles para educar a niños con autismo en el hogar:

  1. Traza un plan educativo

Educar a niños con autismo no es algo que se pueda improvisar ya que requerirá de atenciones especiales. Si lo educamos basándonos en una estrategia de ensayo y error es probable que le termines generando confusión y frustración. Por lo que es fundamental que busquemos información sobre el trastorno y profundicemos en las necesidades de nuestro hijo. En colaboración con el psicólogo podemos concebir un plan de educación flexible que se adapte a las necesidades de nuestro pequeño en cada momento de su desarrollo.

  1. Cuida su dieta

No existe una dieta específica para curar el autismo, pero investigaciones han indicado que una alimentación libre de gluten y caseína* puede mejorar los síntomas. Un estudio encontró que este tipo de dieta no solo no resulta dañina para los niños con autismo; sino que también contribuye a ligeras modificaciones en su conducta social, a la vez que mejora los trastornos gastrointestinales.

(*Proteína que se encuentran en los alimentos a base de harina de trigo y en la leche y sus derivados)

  1.  Juega con él

El juego es una de las actividades que más estimulan a un niño y, en especial, a un niño con autismo. Es una estrategia excelente para ayudarle a desarrollar sus habilidades psicomotoras y comunicativas, estimular el lenguaje y fomentar un clima de bienestar en el hogar. Además, jugar con ellos, contribuirá a fortalecer su vínculo emocional. Existen muchísimos juegos con los que podemos entretener a nuestro hijo y a la vez estimular el lenguaje y la comunicación. Solo es cuestión de encontrar aquellos que más le gusten.

  1. Enséñale a desarrollar rutinas

Las rutinas son muy importantes para un niño con autismo pues aumentan la seguridad en sí mismo y le hacen sentirse cómodo en su entorno. Además, le facilitan el aprendizaje de determinados hábitos y conductas sociales. Por eso es fundamental que instauremos rutinas en su vida cotidiana que le ayuden a ser cada vez más independiente. Al inicio podemos empezar con hábitos sencillos como lavarse las manos antes de comer o cepillarse los dientes antes de acostarse. Y después pasar a rutinas más complejas como recoger sus juguetes después de jugar o poner la mesa.

  1.  Motívalo constantemente

Una de las cosas que más le cuestan a un niño con autismo es involucrarse en nuevas tareas o planes que se salgan de su rutina habitual. Sin embargo, tener nuevas metas y hacer actividades diferentes no solo le ayudan a abrirse al mundo y mejorar la comunicación; sino que también le permiten conocer más sobre el entorno que le rodea. Por eso es importante que motivemos continuamente a nuestro pequeño a hacer cosas nuevas. Por ejemplo, practicar deporte, inscribirlo en un taller que le apasione o simplemente planificar algo que salga de su rutina como pasear en el parque.

¿Qué consejos podemos darte?

  • No toques de forma repentina a los niños con autismo. Algunos niños pueden irritarse demasiado o incluso sentir mucho dolor si los tocan. Si el niño es extremadamente hipersensible al tacto, solo debes tocarlo cuando sea necesario. Es decir, si sufre una crisis en la que lastime a otros o a sí mismo, si tiene una emergencia médica, etc.
  • No le grites al niño. Los niños con autismo suelen tener oídos hipersensibles; por ello, los ruidos fuertes pueden causarles dolor físico y una sobrecarga sensorial.
  • Los niños con autismo son muy sensibles a la sensación de los abrazos ya que eso puede provocar crisis, gritos, autolesiones, etc.
  • Los niños autistas necesitan al menos unos 5 minutos para que puedan tranquilizarse.
  • No hables de forma condescendiente con una persona autista ya que eso puede hacer que se deprima en el futuro.
  • No le exijas perfección o excelencia y mucho menos llegues compararlo con los demás o tildarlo de “mediocre”. Esto puede someterlo a gran presión, menoscabando su autoestima.
  • Si tienes alguna duda en relación con los métodos de enseñanza, consulta al terapeuta o especialista que trata al niño.

En Tomatis Ecuador nos preocupamos por ustedes y su bienestar. No crean que están solos en este proceso tan complicado y difícil. Nosotros queremos brindarte el apoyo necesario para tus hijos y para que este camino te resulte más fácil. 

Te invitamos a que sepas más de nosotros y conozcas a nuestros profesionales en nuestra página web. Contamos con personal altamente calificado que podrá ayudarte y brindarte el soporte necesario. ¡No dudes en contactarnos!

Si quieres saber sobre algunas celebridades exitosas que tienen autismo, te invito a visitar este LINK.

Déjanos tu comentario acerca de este artículo y cuéntanos que tan útil te pareció.

¿QUIERES SABER MÁS?

Subscríbete a nuestro News Letter y recibe consejos e información que te podrá ayudar en tu salud y en tu día a día.

Ingresa el código "Tomatis es Bienestar" y accede al

30%

de descuento en tu programa

¡Felicidades!
Estas a un paso de cambiar

positivamente

la vida de tu familia

Apúntate AHORA

¿Problemas de lenguaje, atención o concentración?
Regístrate aquí y recibe un descuento especial

Ingrese correctamente sus datos