099 321 6276
info@tomatisecuador.com

Mis emociones cambian bruscamente ¿Cómo puedo controlarlas mejor?

Muchos hemos pasado de estar llenos de alegría a estar tristes en cuestión de segundos o de tener nuestra motivación al máximo e ir al desgano de inmediato. Muchas veces la inestabilidad emocional nos ocasiona sentir este tipo de sensaciones día a día. Pero esta constante variación en el estado de ánimo puede causar un riesgo para nuestra salud y bienestar mental. La inestabilidad emocional puede causar numerosas interferencias en el ritmo de vida diario de una persona tanto a nivel personal como a nivel social o laboral.

Existen muchísimas causas que pueden provocar cambios de humor repentinos. Algunos de estos cambios pueden deberse a factores externos, cambios hormonales o a ciertas afecciones o trastornos mentales de fondo.  Estos son:

  • Adolescencia.
  • Síndrome premenstrual (SPM).
  • Menopausia.
  • Trastornos de la conducta alimentaria.
  • Trastorno de la personalidad.

No obstante, existen casos en los que no es fácil determinar qué ha provocado el cambio de humor repentino. La aparición y control de emociones es un hecho tan variable y que se ve afectado por tantos factores que en muchas ocasiones resulta complicado identificar qué nos afectando.

Habitualmente estos cambios de humor son adjudicados a las mujeres, a causa de los cambios hormonales o la menopausia; pero la verdad es que pueden darse tanto en hombres como mujeres de cualquier edad.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son reacciones a la información que recibimos o una respuesta compleja de nuestro organismo al entorno y su objetivo es adaptarse a la situación. Es decir, todos reaccionamos de una forma determinada ante una situación, pero cada uno lo hará de diferente manera. Puede ser que uno se enoje, el otro se ponga feliz, el otro se ría, etc. El nivel de intensidad de nuestra emoción dependerá de cuánto creemos que lo sucedido va a afectar a nuestro bienestar. Así evitamos un desequilibrio, trastorno psicológico o cualquier malestar en general.

Estas reacciones se dan en cuatro niveles:

  • Mental
  • Corporal
  • Conductual
  • Sentimental

Tipos de emociones y su función

Conocer la función que tienen las emociones nos ayudará a conocernos mejor. De la misma forma, tener un control de emociones de manera sana nos llevará a tomar decisiones más acertadas, ser flexibles cognitivamente y dirigir mejor nuestras vidas.

Voy a explicarte el significado de las emociones que se pueden decir que son las más comunes y que más afectan psicológicamente a nuestro bienestar:

Ira

Con la ira se dispara la adrenalina y se acelera nuestro ritmo cardíaco ya que prepara nuestros sistemas nerviosos para el ataque o la huida. Si sentimos ira, notaremos más energía y tendremos todos nuestros sentidos en alerta, siendo así más conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor.

Miedo

En el miedo la hormona que se activa es la vasopresina. La amígdala, que se sitúa en el sistema límbico, es la que activa esta hormona. Esto hará que decidamos si tenemos que huir, enfrentar la situación o quedarnos paralizados. No es raro tener el rostro pálido o las manos frías en estas situaciones.

Consecuencias del miedo:

  • Sentidos completamente alerta.
  • Ojos abiertos y pupilas dilatadas.
  • Presión arterial alta. 
  • La sangre irá principalmente a los músculos mayores (piernas).

Asco

Esta función nos ayuda a evitar la aceptación o ingesta de alimentos nocivos o en mal estado. No obstante, podemos manifestar esta emoción de rechazo hacia personas o lugares si los hemos percibido como dañinos o peligrosos para nuestro bienestar.

A diferencia del miedo, las sensaciones que se activan con esta emoción están directamente encaminadas a evitar o alejarse de lo que ha provocado el asco.

Tristeza

La tristeza nos ayuda a adaptarnos ante una pérdida significativa que puede ser personal, material o simbólica. Con la tristeza sentimos un descenso de la energía y, por tanto, de la actividad o las ganas de hacer cosas. No tenemos que confundir la tristeza con depresión ya que la tristeza es funcional y necesaria, mientras que la depresión no. 

¿Qué diferencia hay? Cuando nos sentimos tristes nos damos tiempo para analizar la situación, para reflexionar y para asimilar la pérdida. En una depresión se experimenta una incapacidad total o parcial para disfrutar de cualquier aspecto de la vida. 

Recuerda que aunque la tristeza sea una emoción negativa, es necesaria, y evitar este estado solamente prolongará el sufrimiento.

Felicidad

Su función es proporcionar a la persona serenidad y estabilidad en sus pensamientos. Experimentamos felicidad cuando vemos que algo es bueno para nuestro bienestar. Normalmente, sentimos esta emoción cuando alcanzamos una meta, obtenemos placer, estamos satisfechos o nos sentimos plenos. Físicamente sentimos un aumento de energía que nos motivará a conseguir nuevas metas.

¿Decido yo cómo controlar las emociones?

Hay varias teorías al respecto, algunos psicólogos creen que tenemos el control total sobre nuestras emociones, mientras que otros piensan que no podemos controlarlas. Sin embargo, ciertas investigaciones concluyen que la forma en que interpretas tus emociones puede cambiar como las vives. La manera en que reacciones frente una emoción en concreto, condicionará cómo esta actúa sobre ti. Nuestro cuerpo o mente nos va a proporcionar la energía para reaccionar, pero cómo la usemos dependerá de nosotros. Hay gente que paga dinero y hace una fila de horas para subirse a una montaña rusa, mientras que otros no se subirían ni en sueños. Ambos sienten los mismos nervios, pero los interpretan de forma diferente: diversión frente terror.

A continuación, voy a ponerte un ejemplo, con diferentes reacciones:

  • Una persona sufre ante la idea de hablar en público. Por lo tanto, interpreta sus nervios como algo negativo y automáticamente estará dando a su cuerpo una señal para salir corriendo del lugar. 
  • Una persona siente emoción y ganas de hacerlo bien. Por lo tanto, estará dando a su cuerpo una señal para dar lo mejor, y probablemente tenga éxito en su exposición. 

¿Qué pasa cuando nuestras emociones se descontrolan?

Técnicas de relajación para aliviar el estrés - La Mente es Maravillosa

No podemos evitar sentir emociones, están ahí porque tienen una función evolutiva y un sentido de supervivencia. Si nuestros antepasados no hubieran sentido la necesidad de tener luz para ver en la noche, probablemente el día de hoy, jamás hubiéramos conocido la bombilla eléctrica.

La amígdala es una parte del cerebro encargada de disparar las emociones y nos ayuda a seguir vivos al evitar situaciones, personas u objetos peligrosos. Por eso es difícil tener control de emociones mediante la fuerza de voluntad ya que; si pudiéramos hacerlo, eso significaría anular esta respuesta para la que estamos programados genéticamente.

Sin embargo, en algunas personas no está correctamente regulada y puede ocurrir que:

  • Se dispare en situaciones donde no existe una amenaza real provocando la ansiedad.
  • Sea incapaz de desactivarse con el paso del tiempo como en la depresión. En la depresión el cerebro entra en modo de supervivencia y se queda anclado ahí.

Cuando la amígdala ha tomado el mando de nuestros actos es demasiado tarde porque, una vez que las emociones nos dominan, somos más que una bestia acorralada. Por esto, debemos aprender a actuar antes y estar alertas para detectar aquellas señales que nos indican que vamos camino a no tener control de emociones. Esa va a ser la única forma en que seremos capaces de detener el proceso. 

Claves para el control de emociones

Existen una serie de estrategias o pautas a seguir cuando percibimos que estamos experimentando menos estabilidad emocional. Estas pautas nos van a ayudar a gestionar nuestros cambios de humor cuando aparezcan y es probable que nuestro estado de ánimo en general mejore. A continuación, presento una serie de claves para tener control de emociones o evitar cambios de humor. 

  1. Establecer una serie de rutinas calmantes:

Nadie mejor que nosotros para saber qué cosas nos relajan, calman o sosiegan y cuales nos pueden llegar a activar. Por eso es recomendable encontrar una serie de rutinas o lugares con los cuales podamos estabilizar nuestras emociones. Podemos escuchar música, salir a pasear o tomar una bebida caliente para serenar nuestros sentimientos negativos. Una vez identificada una rutina ideal, debemos completarla cada vez que aparezca un cambio de humor. Poco a poco se convertirá en una especie de ritual que nos ayudará cada vez más.

  1. Saber cuándo alejarse: 

Ser consciente de cuándo nuestro estado de ánimo está interfiriendo en las interacciones con los demás es importante. Los cambios repentinos de humor suelen incrementarse con las discusiones. Es por eso que saber cuándo nuestras emociones pueden llegar a controlarnos es vital para interrumpir cualquier problema que sabemos de antemano que no podremos afrontar. Es recomendable alejarse unos momentos y volver cuando la mente esté más despejada y nuestro ánimo haya vuelto a la normalidad.

  1. Pensar antes de hablar:

Este punto está muy relacionado con el anterior ya que es fundamental pensar por un momento antes de contestar otras personas movidos por nuestras emociones.

  1. Descansar de vez en cuando: 

Una excelente opción es tomarnos unos momentos para descansar y calmar la inestabilidad emocional. Un cambio de lugar o espacio es útil para despejar nuestras ideas. Cuando las emociones nos invadan, es recomendable detenerse un momento, contar hasta diez y distraernos con cualquier otra cosa que nos ayude a relajarnos.

  1. Hacer ejercicio

Realizar ejercicio aumenta los niveles de dopamina en la sangre. Este neurotransmisor ejerce un papel esencial a la hora de regular nuestro estado de ánimo y hacernos sentir mejor. No es necesario hacer una gran cantidad de ejercicio al día; solo el dar pequeños paseos de 30 minutos puede ayudarnos a manejar y contener las emociones negativas que pueden aparecer durante un episodio de cambios de humor.

  1. Hablar con alguien de confianza:

Cuando no tenemos control de emociones y la angustia se apodera de nosotros, puede ser de gran ayuda hablar con una persona de confianza. Manifestar nuestras preocupaciones y expresar nuestros sentimientos a alguien en quien podemos confiar hará que nos sintamos mejor. Eso va a calmar nuestros ánimos y evitará que nos sintamos solos ante estas situaciones. Sin embargo, si estos cambios aparecen de manera recurrente, lo más recomendable es acudir a un psicólogo o especialista del ámbito médico que nos pueda ayudar.

  1. Escribir:

Escribir acerca de nuestros sentimientos puede ser de gran ayuda a la hora de desahogarnos. Podemos poner nuestras ideas en orden y ser conscientes sobre las circunstancias que desencadenan o facilitan estos cambios que nos dificultan tener el control de emociones. Además, registrándolos diariamente podemos ser mucho más conscientes de nuestras fluctuaciones, sabremos qué las provoca o si existe algún patrón de comportamiento determinado. De esta manera nos será más fácil preverlas y, en la medida de la posible, evitarlas.

  1. Saber qué nos provoca los cambios de humor

Aunque en muchas ocasiones no somos conscientes de los factores o hechos que alteran nuestro estado de ánimo. Es aconsejable conocer que situaciones, temporadas o estímulos pueden ejercer un efecto sobre nuestro humor. Por ejemplo, si sabemos que durante el síndrome premenstrual pueden aparecer cambios bruscos de humor nos será algo más fácil manejarlos.

  1. Solicita ayuda profesional:

A pesar de que estos cambios de humor son normales y pueden aparecer sin que estén asociados a ningún tipo de afección mental o emocional; si se dan de manera recurrente pueden interferir de manera seria en nuestro día a día. Los sentimientos de angustia van a intensificarse si no aprendemos a manejarlos y los cambios de humor pueden aparecer cada vez más a menudo. Por eso es importante buscar ayuda profesional y que un especialista en psicología nos guíe y ayude a gestionar estos altibajos.

Necesito control de emociones ¿Quién me puede ayudar?

En Tomatis Ecuador nos preocupamos por ti y tú bienestar, no estás solo ni sola en este proceso. Queremos brindarte el apoyo necesario para que puedas tener un mejor control de emociones. Por esto, te invitamos a que sepas más de nosotros y conozcas a nuestros profesionales en nuestra página web. Contamos con personal altamente calificado que podrá ayudarte y brindarte el soporte necesario ¡No dudes en contactarnos!

Si quieres saber sobre cómo el Método Tomatis te ayuda a tener control sobre las emociones, te invito a visitar este LINK.

Déjanos tu comentario acerca de este artículo y cuéntanos qué tan útil te pareció.

¿QUIERES SABER MÁS?

Subscríbete a nuestro News Letter y recibe consejos e información que te podrá ayudar en tu salud y en tu día a día.

Ingresa el código "Tomatis es Bienestar" y accede al

30%

de descuento en tu programa

¡Felicidades!
Estas a un paso de cambiar

positivamente

la vida de tu familia

Apúntate AHORA

¿Problemas de lenguaje, atención o concentración?
Regístrate aquí y recibe un descuento especial

Ingrese correctamente sus datos